9 de julio de 2009

¡Malditos seáis!

Notaba que las vacaciones llegaban a su fin, desde la destitución escondida bajo una carta de dimisión de su antiguo jefe, que le había llevado a asumir el mando operativo de las relaciones internacionales con las demás agencias de información, no podía dormir tranquilo. Conocía como nadie el mundo del espionaje internacional y que estaba dominado hoy en día por las grandes multinacionales; ellas dominaban la venta de armas ilegales, y los grandes bancos les blanqueaban el dinero sin tener que llegar a los antiguos paraísos fiscales que ya estaban mal vistos.


Las noticias que le llegaban a través del ordenador de la situación en Corea del Norte, Irán y Venezuela no sonaba nada bien, el Mossad estaba preocupado y no por un ataque a su territorio, hacia meses que los palestinos ya instalados en sus territorios y reconocidos como país independiente estaban en paz con ellos, pero Irán era diferente, su alianza con Corea del Norte y Venezuela, llenaban de temor al resto del planeta. China otrora apoyo de los norcoreanos, les había dejado a su suerte después de que intentaran derribar un avión comercial que cruzaba el Mar de Japón, Rusia llevaba tiempo alienado con el resto de Occidente en sus denuncias contra el rearme nuclear del régimen norcoreano. La llegada de misiles de corto y largo alcance al régimen chavista no hacia presagiar nada nuevo.


Los movimientos en el paralelo 36 eran constantes, Estados Unidos había desplegado a cien mil hombres en Corea del Sur, China tenia en estado de máxima alerta a su ejercito con la frontera norcoreana, y la situación en Irán no era mucho mejor, los misiles estaban armados según las fotos que los distintos satélites norteamericanos y rusos, enviaban a las distintas agencias de espionaje, no se tapaba nada, las fotos se envían en tiempo real. Nadie esconde nada a nadie, Chávez tenia en su poder veinte misiles apuntando al Imperio capitalista, y los antaño países y ahora parte de la Venezuela Bolivariana, como Honduras, Bolivia y Ecuador, hoy provincias de ese basto país estaban totalmente militarizadas. La muerte hacia seis meses de Raúl Castro, tras una larga enfermedad y la democratización de Cuba había desencadenado todo, la crisis armamentística que ya duraba años, estaba en su punto más álgido.




El general, su nuevo jefe lo llamo, la llegada de un militar cambio muchas cosas y para mejor, todos respetaban al general. La situación se estaba complicando, le pidió que volviera para Madrid lo antes posible, en seis horas estaba en su despacho le respondió, y entonces...
su hijo pequeño fue el primero en advertirlo.


-¡Mira papá, son aviones, mira el humo que dejan detrás!


¡Maldita sea! ¡Malditos seáis!, pensó, agarro a su hijo, lo abrazo y se fue con su mujer y su hija de 15 años; su mujer le miro y el solo le pudo decir.


-No te preocupes amor mio, pasara pronto. Te quiero.

3 comentarios:

POLIDORI dijo...

Veo que lo has etiquetado como "HISTORIAS DISPARATADAS". Yo no lo veo tanto. Ahora, después de los años que hemos vivido tan bien, después de tantos años que las guerras nos quedaban muy lejanas y solo iba con nosotros los ecos de la propaganda, (si acaso), puede parecer disparatado, pero, todo lo demás es muy probable, además no para dentro de 10 años, es muy posible que sea realidad dentro de unos meses.

Me ha gustado mucho.


John W.

Carmen Rivero dijo...

hola Javier, desde ya te digo que estoy en el grupito de los locos, porque los cuerdos...no sé yo...Oye me ha gustado mucho tu blog, te sigo.
Besos

angel collado ruiz dijo...

Javier, este cuento es mucho para un solo corazón, Raúl muerto, Cuba libre, independiente tal vez por primera vez en su historia, veo que dominas muchas cosas, y no se ahora si decir futurismo o espiritismo, pero estas cerca de tocar verdades que ojala no se den del todo, pero el camino va por ahí, un saludo ,angel