14 de agosto de 2009

Oro y Azul IV


Luisa vio pasar las calles de Madrid como una exhalación, el coche circulaba a más de 140 kilómetros por hora flanqueado por dos motos de la la Guardia Civil, sin que nadie les molestase en ningún cruce; "estará todo el mundo pendiente de la televisión, viendo las noticias" pensó; no sabia a donde se la llevaban, ni tenia idea a quien se encontraría en la Comisión Delegada para Situaciones de Crisis, el nombrecito debe ser reminiscencias de la crisis económica que había sumido al país en un autentico caos hacia unos años atrás, se le ocurrió, intentando encontrar algo lógico en todo aquel caos en el que se había visto sumergida desde media hora antes.

De repente en uno de los muchos túneles madrileños, las motos frenaron dejando pasar al coche que de repente se dirigía contra uno de los muros laterales, el miedo a morir se reflejo en la cara de Luisa, pero rápidamente se percato que en el muro se abrió una puerta camuflada. El coche se introdujo a través de ellas, llegando a unas puertas flanqueadas por militares armados, la condujeron a una estancia subterránea, aunque todo eso eran suposiciones de una asustada y enojada Luisa; los pasillos de un color crema estaban adornados con distintas fotografías de España, desde las grandes ciudades hasta pequeños pueblos estaban representados a lo largo de todo lo que su vista puede abarcar; al fondo vio a un hombre con un elegante traje aunque bastante arrugado, con síntomas evidentes de un gran nerviosismo.

-Buenas tardes, doctora Romero, la estábamos esperando, los miembros del Comisión están ya dentro esperando por usted. Le dijo el hombre que apenas podía controlar la sudoración de su cuerpo.

- Bien por que ardo en deseos que alguien me explique a que viene esta especie de secuestro. Le espeto Luisa.

- Doctora Romero...

- Ni doctora, ni leches, nadie me ha explicado que es lo que hago aquí, ni que es lo que esperan de mi los señores eses de la Comisión, ¿Quien coño esta ahí dentro?

Justo en ese momento se abrieron las dos puertas de madera y apareció un hombre alto, de unos 60 años, de cabellos blancos y con signos de no dormir en varios días. El hombre trajeado se puso a su lado y les presento.

-General Martín, le presento a la Doctora Luis Romero, trabaja en el Instituto Español de Oceanografía.

-Doctora Romero, espero que la hayan tratado bien y espero sepa disculpar cualquier malentendido que le hubiéramos podido causar; pero la situación no podía esperar, todo lo que esta ocurriendo es caótico y un sin sentido, y por lo visto usted es la científica más preparada de IEO, el general muy cortésmente le tendió la mano.

Luisa se quedo callada, observando al hombre, su porte era claramente el de un hombre educado, le cogió y estrecho la mano.

-General, no se lo que esperan de mi, aun no se que hago aquí, ni por que me han traído casi a rastras de mi despacho; nadie me a dado una explicación de por que una oceanografía es requerida por los altos mandatarios del país. El general miro para su subordinado y este se fue rápidamente.

-Doctora Romero, le pido disculpas personalmente esta claro que mis ordenes no han sido obedecidas, pero ya lo aclararemos más tarde; por favor pase no hagamos esperar más a los asistentes.

El general gentilmente se aparto a un lado e invito a la joven a pasar, esta dudo pero viendo al general y su sonrisa dio cuatro pasos para entrar en la estancia. Detrás de ellas el general cerro las puertas no sin antes ordenar que bajo ninguna circunstancia pasase nadie, que cualquiera nueva noticia la mandasen directamente a su ordenador.

-Señora Presidenta, señores y señoras Ministros, Secretario de Estado de Seguridad y Director del Gabinete de la Presidencia, les presento a la Doctora Luisa Romero, nuestra especialista en oceanografía, ella nos podrá ayudar a entender todo este galimatías que desde hace 24 horas nos trae a todos de cabeza. Por favor, doctora Romero sientese.

-Luisa, general, llamenme Luisa por favor.

-Muy bien Luisa, creo que no hace falta que le digamos lo que ocurre en nuestro país y en todo el planeta, siguió el general, la situación es de caos total, y los medios que tenemos desplegados no dan abasto para paliar la situación de extrema gravedad que se vive en nuestras costas, continuo el general

-Lo se bien general, lo que observe esta mañana en mi despacho, es algo que ni los mas catatrofistas planes podían prever, ha sido un tsunami a nivel mundial y a la vez, y eso es imposible que pudiera suceder.

La Presidenta del Gobierno que apenas llevaba tres meses en el cargo tomaba notas y fue la que le lanzo la pregunta que todos estaban esperando hacer.

-¿Luisa tiene alguna explicación para todo esto que esta sucediendo? -Señora Presidenta, no hay ninguna explicación científica o lógica para explicar lo que ha sucedido, o lo que pueda suceder.

-¿Como lo que pueda suceder?, replico el Ministro del Interior.

-Miren cuando ocurre un tsunami siempre hay replicas, es un terremoto submarino que lleva a las aguas a formar olas gigantescas que arrasan con todo lo que encuentren, y es de esperar que en esta ocasión tambien pase. Ustedes se acordaran del tsunami que arraso varios países en el Océano Indico, hace ya unos años ¿verdad?, sin dar tiempo a que nadie le contestara Luisa continuo su explicación; el Atlántico tiene como principal característica la Dorsal mesoatlántica, una cadena montañosa que va en forma de ese, desde el norte al sur; este es el limite y donde confluyen las cuatro placas tectónicas atlánticas, la Eurasiática, Norteamericana, Sudamericana y Africana, pues bien esa Dorsal se ha movido toda al unisono y a provocado que toda la Europa y América Atlántica se viera golpeada por un tsunami gigantesco...

-Luisa, le corto el general, pero en el resto de océanos y mares ha ocurrido lo mismo. -Si general, por eso les digo que no tengo una explicación para lo que ha sucedido, todas las placas tectónicas se han movido al unisono, y eso es... era imposible o muy improbable. No se si se habrán dado cuenta pero el estrecho de Gibraltar se ha empezado a cerrar y convertirá al mar Mediterraneo en un mar completamente cerrado, si exceptuamos al canal de Suez.

-Pero eso es imposible..., intento corregirla el Director del Gabinete de la Presidencia. -No señor no es imposible, se sabia que esto ocurriría, pero se creía que seria dentro de miles de años, no ahora, el Mediterraneo esta más bajo que el Atlántico y fue gracias a la rotura y separación de Europa y África que este se lleno en cuarenta años, y es este uno de los mares que más agua pierde debido a la evaporación, le espeto una cada vez más segura Luisa.

4 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Javi, fantástico...como te dije estoy engachadísima a esta historia....te sigo de cerca...
Besos

Ulysses dijo...

Me entretuve mucho leyendo, espero que continúe, muy imaginativo.
No se si sucede en todas las pantallas, pero se me hizo cansado leer rojo sobre fondo negro.

Saludos

Javier Pol dijo...

Gracias por el apunte Ulisses, del rojo sobre negro, lo cambiare para que se haga menos cansinopara los que me honrais leyendo mis debaneos.

Un saludo

POLIDORI dijo...

Además de engancharme, como ya te dije, este relato te agarra al principio y no te suelta.

Y está muy bien escrito. Enhorabuena




John W.