26 de septiembre de 2009

Oro y Azul IX


Disfruto del relajante baño y por más que miro y rebusco, le fue imposible saber por donde entraba el agua y por donde volvía a irse. A la salida del baño pronto redescubrió músculos olvidados, y que por el dolor que le causaban no sabía que aún siguieran ahí, el viaje ya comenzaba a pasar su factura; y lo único que se le ocurría era tirarse en la cama, Oro abriendo un ojo y ronroneando como un gato domestico, dio su visto bueno y continuo con su sueño. No tardo Badoer más de cinco minutos en quedarse dormido, a pesar de que las preguntas se le arremolinaban en la cabeza. Cuando abrió de nuevo estaba se encontraba en plena forma, el sueño aunque le costara reconocerlo al monje había sido reparador, estirándose encajo los huesos que con unos ligeros iban poniéndose en su lugar; los tigres no estaban en la habitación pero seguro que no estarían muy lejos. La limpieza que tanto le llamara la atención cuando entrara seguía estando presente, ni una mota de polvo, ni nada desgastado; todo parecía nuevo y no aparentaba  los miles de años que seguramente tendría todo aquello. Vio una jarra de agua y se sirvió un trago.

- Veo que por fin has despertado, le dijo el viejo monje entrando justo en ese momento.
- ¿Por fin?, respondió Badoer, con una sonrisa.
- Si, desde nuestra última conversación han pasado dos días, cuarenta horas para ser precisos.
- Eso es imposible, jamas podría dormir tanto. La cara del joven reflejaba la sorpresa por la afirmación del monje.
- Ya te dije que el agua tenia dotes relajantes. Badoer se vistiéndose a la par que hablaba con el anciano, miraba para sus ropas que habían sido lavadas y casi parecían recien compradas, ni roto se veía en el pantalón o la camisa. La temperatura en torno a los 21 grados le invito a dejar toda la ropa de abrigo en la habitación.
- Si, pero eso no son dotes relajantes, casi son dotes somníferas, pero no se puede negar que le deja a uno en plena forma.
- Si estas listo, podemos ir a dar un paseo y charlar, seguro que ya tienes ganas.
- En eso no te equivocas, sonrió Badoer, pero lo primero es lo primero, no se ni como te llamas, y eso es importante.
- Me puedes llamar Iuduan, Dani, el anciano se inclino levemente a saludar a uno de los jóvenes monjes que en ese instante pasaba por delante de la puerta. - ¿Por que lleva esa lanza un monje?, pregunto un extrañado Badoer
- No es una lanza, más bien se asemeja a una alabarda, se llama Naginata. Como sabrás en las distintas escuelas de budismo además de la meditación, tambien entrenamos el cuerpo. Esa es nuestra arma defensiva, no todas las criaturas de este mundo pertenecen al bien, como puedes imaginar Dani.
- Llámame Badoer, Iuduan, por favor lo prefiero a mi nombre.
- Como tu quieras Badoer.

El  joven monje se acerco y dejo que Badoer cogiera su Naginata, mientras Iuduan continuaba explicándole la utilizada del arma o de sus partes.
- El palo o Bo, puede medir entre 6 o 9 pies, (de 1.82 a 2.74 metros) y se remata con la  hoja como puedes observa solo tiene filo por un lado, pero que corta tanto como una hoja de afeitar, esta mide entre uno y dos pies (03. a 0.60 cms.); si el que la sostiene es diestro en su manejo puede ser un arma terrible; nosotros llevamos siglos practicando su arte, lo importamos de nuestros hermanos los Sohei, los monje budistas de Japón, que a su vez importaron esta arma del Hoko, probablemente la primera que se creara no fuera más que una espada pegada a un palo.

Badoer devolvió el arma al monje, y saludando respetuosamente inicio el paseo con Iuduan; a lo lejos creyó ver a Oro, subido a una roca tumbado observando como a los monjes en sus practicas con la Naginata, del que no había ni rastro era de Azul.

- No te preocupes por ellos, no les pasara nada; además nadie se atrevería hacer daño a los hijos de Bai Hu, y no creo que ellos se dejasen tampoco, la sonrisa del anciano reflejaba la paz que corría por aquel Palacio. El correr de las brisa parecia que se tornara en una música, al roce con las paredes repletas de jeroglíficos y bellos relieves. Unas voces como de jóvenes mujeres, llegaban a su oído dando paso a un sentimiento de paz y sosiego como jamas había tenido Badoer. A su mente acudieron los recuerdos de soldado en Afganistan, la imagenes de los muertos en Afganistan, y recuerdos escondidos en lo profundo de su alma. El monje, poniendo su mano en su hombro y mirándole a los ojos, asintió y la pesada carga que durante años el joven había llevado fue aliviada.

- ¿Tu...? Tu sabes lo que he hecho ¿verdad?. El anciano sostuvo su mirada, no lo se, pero no creo que debas cargar tu con la culpa de muchos. Si tu no te perdonas a ti mismo, nadie lo hará por ti.
- No puedo perdonarme Iuduan, he matado a muchas personas, a muchos inocentes y eso no podre olvidarlo jamas, Badoer avergonzado por su confesión bajo la vista hacía el suelo.
- Seguramente sea así mi joven amigo, pero siempre hay ocasiones para reparar nuestros errores o para intentarlo y que esas muertes no fuesen baldías. Pero dejemos este tema de momento, y hablemos de lo que te ha traido a estas regiones.
- Mi abuelo me trajo aquí, pero realmente no se ni por que, ni para que.
- Tu abuelo, siguió la tradición de vuestra familia, desde hace muchos siglos siempre han protegido esta montaña y su contenido. Jamas ha sido escalada, a pesar de que muchos han pedido permiso para hacerlo, según la leyenda aquí habita el dios Shivá y muchos peregrinan para pedir sus favores...
- ¿No seras tu Shivá, no Iuduan?, pregunto riendo Badoer.
- No, no lo soy, puedes estar tranquilo, solo soy un viejo monje.
- Pero este palacio no se ve, o nadie lo conoce. no existen datos sobre vuestra ubicación o existencia.
- Bueno, no es que seamos desconocidos, hay ciertas personas que si conocen nuestra existencia, pero la gran mayoría de los humanos si es cierto que nos han olvidado, la modernidad es lo que tiene.
- Los hombres que hay abajo, a la entrada del valle, sobretodo hay uno que...
- Ten cuidado con él, es peligroso se llama Gong Gong; es un demonio maligno.
- ¿Demonio maligno?, ¿de que hablas Iuduan?, la mirada de Badoer ya no era de extrañeza, sino de incredulidad.
- Siempre ha existido una lucha entre la mal y el bien, entre el odio y el amor, justicia e injusticia, el Ying y el Yang, como vosotros lo conocéis. Asi siempre han existido guardianes que velaban para que ese equilibrio no se rompiese, cada vez que se ha roto la humanidad ha corrido grandes riesgos, la II Guerra Mundial, Corea, Vietnam, Afganistan, Irak, todas las guerras son debido a que la balanza se ha inclinado del lado del mal. Las fuerzas que intentan acabar con nosotros, tienen infiltrados a sus agentes en las más altas esferas de poder, tanto político, como militar y religioso. Te fijaras que todas las religiones tienen puntos en común más de lo que una simple persona puede adivinar o pensar; pero estas, las religiones, son manipuladas por unos pocos para llevar esas creencias a sus lados más oscuros.
- Vamos, que me estas diciendo o insinuando que el Papa es un enviado del mal, ¿es eso?, no me lo creo, eso son cuentos para niños. Estamos en pleno siglo XXI, Afganistan acabo como acabo y las guerras religiosas se libraron hace ya veinte años, Iuduan que estamos en el año 2036, como para decir que los culpables son los creyentes por dejarse embaucar por cuatro idiotas que se aprovechan de ellos.
- Sabes las últimas noticias del mundo Badoer, han muerto millones de personas a causa de un tsunami, o eso es lo que las autoridades mundiales creen que ha ocurrido, la realidad es bien diferente. Ha estallado una guerra, y solo puede acabar de una manera para nuestros intereses, debemos vencer al precio que sea o la humanidad sera erradicada del planeta Tierra.

5 comentarios:

POLIDORI dijo...

Quien pudiera bañarse en esas aguas y que se le quedaran los músculos y los huesos como a Badoer.

En fin, seguimos esperando mas. Siempre nos dejas con muchas ganas de más.





John W.

María dijo...

¡¡El mejor de los que he leído hasta ahora!!

Me gusta como escribes, Javier.
A mi, más que el baño, lo que me da envidia es ese agua que te hace dormir dos días seguidos... Sabes, el sueño y yo estamos peleados, por eso dormir así, montón de horas sin enterarte, debe ser un gustazo.
Bueno, no me saltes a otro personaje, que ahora ya le estoy pillando el tranquillo a este Badoer/Dani...
Lo que me ha hecho gracia, es que el malo, malísimo tiene nombre como de duendecillo bueno...¡¡Gong Gong!!...ja,ja,ja
Tenías que haberle llamado así, una cosa horrorosa como..
Nawasaki Strong...ja,ja,aj

besos Javier,
hasta la siguiente.

Javier Pol dijo...

Vamos que lo mejor de todo el baño y el agua... grrr. Tendré que preguntar por las lejanas tierras orientales, si hay algún Spa, para invitaros a todos. jajajajaja.

María lo de los nombres, tiene su truco ya te enteraras, ya veras como todo va encajando (o eso espero, igual lo lío todo y se hace algo infumable e intragable)

Mery Larrinua dijo...

Acabo de descubrir tu blog, y esta muy interesante. mery

Javier Pol dijo...

Gracias y bienvenida a tu casa, mery.