5 de noviembre de 2009

New World IX


A la entrada del edificio de la televisión desde donde hacía su programa, el esperaba un guarda jurado. No la dejaría ni a sol, ni a sombra, todo lo que recogiera de su despacho debía de ser su propiedad. Nada con el logotipo de la Televisión Mundial, o alguna de sus televisiones subsidiarias podía ser sacado del edifico. Las personas a su paso callaban, y miraban al suelo para hacer como que no la veían. En ese momento Henna, se dio cuenta que no tenia amigos en su lugar de trabajo, durante años estaba rodeada de hienas. Solamente Susan su secretaria, se acerco a ella para despedirse.

- Siento lo ocurrido Henna, espero que todo se solucione.
- Tranquila todo se solucionara, ya veras. Gracias por todo Susan eres una buena amiga, por lo visto la única que tenia aquí.

Susan se acerco para abrazarla, pero Henna la paro negando con la cabeza.

- No Susan, si ves que me aprecias igual tendrás problemas y eso no me gustaría. Cuídate y ten cuidado con las hienas.
- Lo tendré, no tengas miedo soy una superviviente nata

- Señora Ram, un agente de la policía quiere verla.
- ¿Qué? Henna, se giro y vio a Jerry Mourre en la puerta detrás del guarda de seguridad, llevaba puestas unas gafas de sol.
- ¿Señora Ram? Necesito hablar con usted y no es un ruego. La voz era dura y seca, la mujer no sabía que pensar.
- Bien pase y siéntese. ¿Nos puedes dejar solos o no te fías de un agente de la policía? La mirada que lanzo al guarda de seguridad, lo atravesó de lado a lado.
- Tengo ordenes señora Ram, no puedo dejarla sola.
- Yo me hago cargo, vaya a tomar un café le avisare cuando haya terminado. La voz de Mourre era seca y profunda, en su noto se notaba que era una orden y no una petición. El guarda dudo unos segundos, antes de darse la vuelta y marchar hasta la maquina de café. Por lo menos tendría la excusa que se lo ordenara un agente de la policía.
- Henna te dejo a solas con el agente, pórtate bien. Si necesitas ayuda no dudes en llamarme. Susan salio con un gesto serio del despacho cerrando la puerta de cristal tras de si.
- Hola Henna, ¿que tal el día?. El gesto de Mourre continuaba serio, sabía que varías decenas de ojos los estaban observando desde el otro lado de la puerta, y que eran la comidilla del edifico. Henna Ram, siendo interrogada por la policía.
- ¿Tu compañero no te informo?, veo que falta comunicación entre los integrantes de la policía, quién lo diría.
- Se todo lo que has hecho desde que dejaste tu casa. Donde por cierto, dejas documentos que podrían causarte graves problemas si lo encontraran otras personas.

   Recordó las laminas impresas por el ordenador, y que habían quedado esparcidas por el salón. La cara de preocupación hizo salir una pequeña sonrisa de la cara de Jerry.

- No te preocupes, yo me deshice de ellas. Nadie las ha visto y es mejor que continúen sin verlas, te podría llevar a ser detenida, cosa que tarde o temprano sabes que ocurrirá. No dejan cabos sueltos y tu eres uno de ellos.

- ¿Quienes son ellos?, ¿el Gobierno?
- El Gobierno es un títere, ellos son los verdaderos dueños de todo. Aconsejan desde la oscuridad lo que se debe hacer y luego se hace. Este planeta y sociedad perfecta no lo es tanto. Las desigualdades son infinitas y si no se pone freno a esto, tendrá un trágico final.
- ¿Por que me cuentas todo esto?
- Tienes que confiar en mi, nos necesitamos mutuamente para encontrar a Lewis y terminar con su misión y devolver todo a la normalidad.
- ¿Normalidad? Tu estas loco, lo único anormal es que mi marido a desaparecido y que lo acusan de terrorista para derrocar al Gobierno.
- No Henna, tu  marido debía acabar con una persona, pero algo salio mal. No sabemos que pudo ocurrir, Carlton me llamo para decirme que Lewis actuaba de una manera extraña, luego fue Carlton el que desapareció y bueno... ya sabes. Mira te sera franco, ¿te suena el nombre de Himmler?
- ¿Himmler? Si me suena, es un antiguo líder del siglo XX. ¿Que tiene que ver un antiguo nombre del siglo XX, con la desaparición de mi marido? Ademas, ese hombre hace mucho que debe estar muerto.

- Ojala estuviese muerto, pero Heinrich Luitpod Himmler esta vivo, muy vivo. 
- Eso es imposible, si así fuese ese hombre tendría...
- 154 años, le interrumpió Mourre, y te aseguro que esta vivo. Él es el culpable de todo lo que ocurre. Algo paso al final de la II Guerra Mundial, y fue sacado por el ejercito estadounidense de Europa y llevado a Washington, allí comenzó a construir todo esto, desde las sombras se fue adueñando primero de Estados Unidos, de la ONU, y ahora es quién mueve los hilos. 
- Oye tengo que reconocer que es un gran argumento para una película o un libro, pero esto es la vida real, los cuentos de asesinos de más de un siglo es muy poco creíble. Henna estaba de pie apoyada contra la estantería situada a su espalda, mirando al hombre.
- Mira los katchina siempre os hemos ayudado, cuando decidimos marchar algunos nos quedamos atrás para ver vuestra evolución, tu marido era uno, Carlton y yo, pertenecemos a ese grupo.
- No me vengas con cuentos, mi ma... En ese momento Jerry se sacaba las gafas y dejaba al descubierto unos ojos totalmente blancos debajo de estas, que lanzaban un extraño y tenue brillo.
- No es un cuento Henna, que os olvidarais de nosotros, no quiere decir que dejáramos de existir.
- Quee, que.. ¿que eres?, se había vuelto a sentar en la silla del despacho, las manos le temblaban.
- Soy un hombre, ni dios, ni semidiós, ni ente, ni demonios, solamente un hombre.
- Los humanos no poseemos esos ojos, así que no me creo lo que me dices, en realidad no creo nada de lo que me cuentas, mi marido no tiene esos ojos y tu dices que es un katchina.
- Soy humano, puede que no sea como tu, pero soy humano. No poseemos ningún tipo de poder extraño, a menos que consideres que nuestra larga longevidad como un poder. Pero ni somos mágicos, ni eternos, ni cosas raras.
- ¿Entonces que carajo eres?
- Somos viajeros, viajeros interdimensionales. Hace milenios os ayudamos, y estamos intentando volver hacerlo, necesito tu colaboración para encontrar a Lewis.
- Sabes sigo sin creerte, esto me parece una mala película de segunda categoría, pero creo que eres el único que me puede decir donde esta Lewis. 
- Que paso para que todo este mal.
- Algo en el pasado fue modificado, y dio esta realidad que ahora estamos viviendo. Y tenemos que modificarla, pero para eso hay que encontrar a tu marido, él es el único que puede hacer los viajes interdimensionales.
- Pues pongámonos manos a las obra, ojos de leche.

11 comentarios:

Javier Pol dijo...

Bueno ya esta todo liado, historia, mezclada con ciencia ficción, novela negra, conspiraciones, vamos como la vida misma.

¡SOCORROOOOOO!

Elena dijo...

Sí, anda, pide socorro, porque si te pillara...
Lo de los ojos blancos ha sido la leche, nunca mejor dicho, jeje.
Magnífica la historia Javier digna de llevarse al cine, de verdad.
Sigo intrigada.

Besos.

fher dijo...

A ver, a ver querido Javier... Antes que nada decirte que este capítulo fue fantástico... Ahora bien, yo no se mucho de historia pero hasta ayer estaba convencido que era Adolfito... hoy me entero (por tu comentario en tu entrada anterior) que no es... pero acá hay datos más precisos que me hacen volver a sospechar de él... así que no entiendo nada pero me encanta, jajaja.
No pidas socorro, estoy seguro que ya sabés como salir de esta.

Un abrazo

POLIDORI dijo...

Hola Javier,

Cachis... casi, casi. Estaba pensando en Goebbels, pero creo que a esta historia le va mejor Himmler. La verdad es que sí.

¡Menuda pieza nos has dejado hoy! Y casi sin esperarla.





John W.

Javier Pol dijo...

Elena que no hice nada, porfi que no hice nada jejejejejej. Si en el fondo es muuuy fácil todo buenos y malos, bueno o eso creo jajajajajaja. ¿Intrigada? Bueno pues ahora intentare asustarte un poco.

Besos para ti Elena.

Fher, siempre fue Himmler el malo, malote. Es que me parece que da más juego para la historia que Hitler, Himmler creo las SS, y toda la policía secreta nazi, fue Ministro de Interior, y al final de la guerra intento rendirse a los estadounidenses y como estos tiene una larga historia de conspiraciones, paranoias, y personajes de dudosa honorabilidad pues lo mezcle. Ademas que mejor que un yanqui o un adoptado yanqui para dominar a la ONU, y luego el planeta jajajajajaj

Cuando hablan en tercera persona de él, ese es Hitler, el que fallo con una guerra y él que no consiguió el poder que ahora tienen. Como ves da mucho juego en la historia, y no sigo que me acabareis descubriendo todos los ases que tengo escondidos en la manga para sorprenderos jajajajajjaja No sospeche de Adolfito que esta bien muerto, y no lo voy a resucitar jajajajajajajaj


Un abrazo amigo, gracias por tu apoyo

Javier Pol dijo...

jajajajajaj Polidori, tendría que haber creado esa apuesta en una de esas online me hubiera sacado una pasta jajajajaj.

Goebbles fue candidato pero pronto lo descarte, y aunque en los primeros borradores la historia la situaba enteramente en la II Guerra Mundial y en la España de los 40, pero luego fue cambiando hasta la que ahora leéis. Es como con Lewis y Henna, tuve mis dudas sobre quién debería ser el protagonista, aunque tenia mas papeletas ella que él. Me alegra haberos sorprendido jajajajajja

Inés de Cuevas dijo...

Queridos amigos, ¿cómo están?
Paso a saludarles y solicitar el favor de visitar: http://campanaconciertolibertadtotalcuba.blogspot.com/
para solidarizarnos con estos hermanos que nos necesitan.
Les agradezco de corazón, leer y firmar la petición que hallarán en el post.
Un buen abrazo de gratitud y solidaridad, de quien les quiere
Inés de Cuevas

ஐ Lucero ஐ dijo...

Hola Javier este capitulo me encanto y lo disfrute quede con ganas de seguir leyendote

ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ
El cielo esta dentro de ti.
Aprende a vivir en el paraíso.
No es preciso morir para ir al cielo. No.....
Aprende a crear el paraíso de la alegría.
Perdona siempre y sigue adelante evitando cansarte.
No des importancia a lo que dicen de ti.
Deja que tu alegría brote de lo intimo
de tu corazón bueno y generoso...
ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ ﻷღﻷ

Que disfrutes de una linda semana y gracias por tus lindas visitas a mi rincon.

Javier Pol dijo...

Gracias a ti Lucero, por dejar tus bellas poesias por donde pasas. Me alegro que te siga gustando esta locura.

Un abrazo

María dijo...

¡¡hola Javier!!

¡¡Pobre Henna!! ¡¡Ahora la echan de su trabajo y además se entera que su marido es un bicho raro!! Te digo de verdad, que vaya súper woman, que has fabricado. y a todo esto, sin movérsele ni una pestaña. :))

Así es que el malo malísimo de esta historia es un comandante de las SS. No si, la verdad es que para maquinar todo este embrollo tenías que buscar una mente de los más maquiavélico y ese elemento, desde luego da perfectamente el perfil. Así es que al final este nazi, no se suicidó con cianuro...¡¡Ay la de malos malísimos que andarán sueltos por ahí todavía!! De hecho, creo que existe una organización que se dedica todavía hoy a seguir buscando a nazis desaparecidos ¿vivirá alguno todavía? Lo pero del caso, es que siga habiendo gente, que siga esas ideas, yo es que no dejo de asombrarme con lo bárbaros que somos los humanos, y además medio idiotas, claro.

Bueno, Javier, hoy también me ha encantado. Cada vez la haces más interesante y a la vez, menos liosa de seguir.
Muy bien, vas genial, de verdad.

Muchos besos.

Javier Pol dijo...

Dan mucho juego estos malos malosos que eran los nazis, ademas que su afán de dominar el mundo no tenia fin. No creo que queden muchos nazis sueltos, aunque si muchos jovenes que se sienten atraídos por su ideología por desgracia. Como veo que esta poco lioso y que lo seguís todos demasiado bien pues ahora tocara liarlo más y hacerlo muuuuuuucho más complicado jajajajajaajajaj Henna, es todo un carácter ya veras, Indiana Jones a su lado un payasete, mira que decir que Lewis es un bicho raro pobre jajajajajaj.


Ahora viene lo complicado conseguir desarrollar la historia y que os sigua gustando.


Muchos besos, María