9 de octubre de 2009

New World III


- ¡Pero que coño! ¿Estas tonto soldado? Tendrías que estar ya de guardia anormal; que cojones... Te voy a dar una patada en las pelotas para que espabiles.


- Esto no esta bien, Lewis miraba hacía todos lados sin entender nada, pero alli estaba él con el uniforme de los Rangers estadounidenses durante la II Guerra Mundial, esto no esta bien sargento.

- Deja de decir gilipolleces Lewis, recoge el chubasquero y el fusil, el sargento te va a dar una patada en el culo y te hará pasar una buena temporada en el calabozo, si te pones cabezón. Carlton lo empujaba hacía la puerta, cogió su fusil y le dio el chubasquero para a continuar salir camino a la noche y a la tromba de agua que llevaba horas cayendo sobre Londres.

- Carlton ¿que hacemos aquí?, ¿donde esta Henna? ¿donde esta mi mujer?


El alto pelirrojo miraba a su amigo con los ojos totalmente abiertos, sin entender nada.

- ¿Tu mujer?, ¿Henna?, pero si tu no estas casado cabeza de alcornoque. ¿Pero quien va a enamorarse de un tipo tan feo como tu?.

Lewis frenándose de repente, cogió por el pecho a su amigo, mira no estoy loco y esta noche vamos a morir, nos matara el sargento después de que veamos salir a un extraño hombre y a los generales de la casa de Ike.

- Lewis pero ¿que demonios te pasa?, deja de decir idioteces y vamos hacer la ronda antes de que nos metan a los dos en el calabozo, toma coje tu fusil.

Los dos amigos comenzaron con la ronda de vigilancia en la casa del Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa, una reunión del Alto Mando les habían dicho para que se reforzase toda la seguridad. Transcurridas dos horas, se pararon en el porche de la entrada completamente empapados.

- Carlton, ¿tienes un cigarro?, ya no se si tengo huesos o peces, vaya noche... No, esto no esta bien. Esto fue lo que ocurrió en el...

- Veo que los soldados Ram y Carlton no tienen ganas de seguir con la patrulla de vigilancia. ¿No?

- Sargento esto no es justo, respondía Lewis, esto no puede pasar...

La puerta se abrió dejando salir al Alto Mando, y al hombre pequeño y enjuto que Ram recordaba de sus sueños, en ese momento se giro golpeando con con su brazo directamente en el brazo de su...

- ¡Lewis!

- ¿Henna? ¿Eres tu?,

- Luces, con la voz de su esposa se encendieron las luces del dormitorio ¿quién iba a ser sino?, soy tu mujer recuerdas, ¿me estas engañando c.... ¿Lewis que haces vestido con esa vieja ropa de soldado y ese fusil encima de la cama?.

A los pies de la cama se encontraba el fusil M1 Garand que Lewis llevaba durante las guardias en el sueño, aunque ahora ya no parecía tanto sueño, y el hombre comenzaba a ponerse nervioso al no encontrar ninguna explicación lógica a todo lo que le ocurría. Se levanto de la cama descubriendo que llevaba las botas puestas, y totalmente llenas de barro. Agarrando el fusil, para no asustar más su aterrorizada mujer abrió el armario empotrado, justo en ese mismo momento una sombra se abalanzo sobre él, tirándolo al suelo. Henna comenzo a gritar corriendo fuera de la habitación marital. Lewis, se hecho hacia su derecha impulsando la sombra hacia la izquierda, apartándose tan rápido como pudo de aquel bulto que le cayera encima.

   El acto reflejo fue el de coger el fusil, amartillarlo y apuntar hacía el frente. Fue entonces cuando vio como la cara de su amigo Carlton le miraba, sus ojos ausentes de vida se le clavaron en su retina, llevando un deseo de cerrar los párpados para no ver el cadáver. Su amigo también estaba vestido con las mismas ropas militares que él llevaba, las botas llenas de barro le indicaban que de donde viniera había estado juntos. ¿Pero como era posible que un sueño de una personas afectase a otra de su entorno?
 Las luces y el sonido de la policía llegando a su domicilio, le saco de su letargo, dejo el arma en el suelo y salio escaleras abajo para ver si su mujer estaba bien; en ese instante un oficial de la policía entraba en su domicilio apuntándole con su arma. Detrás de él un hombre con una cicatriz que le cruzaba la cara y con un rostro familiar para Lewis.

- ¿Sargento?

11 comentarios:

fher dijo...

Hacia qué laberintos me llevarás ahora Javier? Esto se pone mejor.

Un abrazo

cristinasiqueira dijo...

Hola Javier,

Tento entrar na tua história.Te acompanho.

Saludos de Brasil


Cris

Javier Pol dijo...

* Fher, tu dame ideas que ya tengo bastante liada la historia, y aun se puede liar más todavía-

. Obridado, da tua visita Cris. Aqui tes a tua casa, e sempre sera benvida a o meu blog.

AMOR dijo...

Seguiremos el desenlance encantada de no tener cojones, ya que tu das patadas en lugares altamente sensibles, jajaja
besazos

POLIDORI dijo...

Hola Javier,

Estás creando un ambiente y vas hilvanando una historia impresionante.


Creo que ya te lo he dicho en alguna ocasión, me has enganchado. Sabes hacerlo muy bien.





John W.

Mery Larrinua dijo...

wow que bueno esta esto!!!
un abrazo

etoile dijo...

Bueno, bueno...entre a cotillear y solo con la frase de presentacion, me cautivaste, me enganche...ya sabes volvere...besosss

María dijo...

¡¡Por Dios, que paranoia Javier!!

¡¡pobre lewwis!!

Le vas a mandar de cabeza al psiquiátrico y no digamos a su mujer.

Te acuestas normal y te despiertas con tu chico vestido de la segunda guerra mundial. Me encanta como consigue ir enlazando situaciones absolutamente inconexas que de pronto encajan a la perfección. Y de la cicatriz, es que ni a tiros, hay manera de que desaparezca. Yo sé que como es de los malos, Lewis pegará un salto en el tiempo de los suyos y finalmente, caput.

Enhorabuena, cada ves va mejor.
Otro beso.

María dijo...

¡¡Pero Javier!!
¿Qué te ha ocurrido? ¿Se te ha terminado la gasolina?
¿Es el Otoño? ¡¡Aquí nos tiene, a todos aquí esperándote...!!

Un besito.

Javier Pol dijo...

¡Estoy vago! jajajajajajajaja. Esta semana continúan las aventuras, pero no digo cuando jajajajaja.

María dijo...

¡¡Pero en qué quedamos Javier!!

¿No se te habían cargado las pilas en Galicia?

¡¡Que es eso de estar bagooooooo!!

¡¡Ale, ale, espabilando, que aquí nos tienes esperando!!...ja,ja,ja.


Un besito.