2 de octubre de 2009

Oro y Azul XIII


  Suso regresaba del barco con un par de cantimploras y una pequeña mochila, colgado del cinto traía un cuchillo curvado, Eva miro para Suso no le gustaban las armas.

- ¿Suso es necesario que lleves ese cuchillo?, en la voz se le notaba cierto enfado por la presencia del arma.
- ¿Te refieres a esto?, sacando el cuchillo se lo enseño a Eva, su hoja curvada en 70º le daba una extraña forma, no parecia lo mejor para defenderse en caso del ataque de cualquiera.
- Eva, prefiero llevarlo solo por si acaso que en caso de no tenerlo nos hiciese falta, mira a tu alrededor, en casos como estos salen los más bajos instintos de las personas. Lo importante para cualquiera es sobrevivir a costa de lo que sea. No te preocupes, por el Corvo, además nos puede ser útil para cortar algo de jamón que llevo en la mochila.
- Esta bien Suso, me fió de ti. Sabrás lo que es mejor en estos casos.
- ¿Donde tenemos que buscar a tu padre?
- Tenemos una casa en un pueblo cercano A Ponte, le llaman por aquí, ¿lo conoces?
- Claro, mi familia tiene... los ojos de Suso miraron al suelo, con un halo de tristeza por los recuerdos de años atrás.
- ¿Ocurre algo Suso?
- No, nada. Te decía que mi familia tenia una casa en una parroquia cercana, en Carnés, pero eso fue hace mucho. Vamos son nueve kilómetros andando y eso nos llevara un rato.

  Iniciaron la pequeña ascensión por la que antes había sido la calle principal de Camariñas, ahora solo tierra, piedras y destrucción, las personas se escondían a su paso. El sonido de una especie de trueno les hizo mirar hacia el cuelo y vieron sobrevolar la zona a un Eurofighter Tryphoon de la Fuerza Aérea Española.

- Parece que los mandamases comienzan a moverse, esperemos que no sea demasiado tarde, Suso se agarro a una roca y se impulso sobre ella, para dar a continuación una mano a Eva y ayudarla a pasar aquel trozo de casa.
El capitán Alvarez, sobrevolaba la costa desde hacia 20 minutos y solo había visto destrucción y desolación a lo largo de la costa gallega. Pocos supervivientes, cuando salio de su base de Morón de la Frontera en Sevilla, no entendía muy bien por que habiendo bases más cercanas mandaban a la escuadrilla de Eurofighter a inspeccionar la zona, pero cuando llego a Santiago de Compostela y vio la ciudad destruida, la catedral reducida a cenizas, y casi no descubrir supervivientes en las ciudades gallegas lo entendió, las bajas se debían acercar a un 90% y eso siendo generosos. Los dos motores turbofan Eurojet rugieron cuando el capitán hizo girar el avión en dirección a La Coruña, en ese mismo momento el radar detecto un objeto acercándose por su cola, igualando la velocidad de Mach 1.3 que en ese momento llevaba el aparato, el experto piloto sabía que era imposible que otro avión de la escuadrilla C.16 estuviese con él, puesto que había sido al único que habían enviado a la costa gallega.

- Al habla el capitán Alvarez, de la Fuerza Aérea Española, estoy en misión de reconocimiento. Identifiquese objeto no identificado.

En la radio, no sonaba nada. El capitán se había quedado sin comunicaciones con tierra al poco de despegar, y no tenia contacto con su base, el radar le informaba que el objeto situado se le acercaba cada vez más, la velocidad de interceptación ahora era de Mach 1.6, no le gustaba a ningún piloto de combate ser el ratón en estos juegos, y menos en situaciones de emergencia. Alvarez acelero hasta Mach 1.8 y giro 180º para interceptar al objeto que se le acercaba por detrás; se elevo hasta los 17.000 metros, la fuerza gravitatoria le empujo contra el asiento, los 315 metros por segundo de trepada a más de 2.000 kilómetros por hora le empujaban contra atrás, las nubes pasaban como algodón entre el morro y las alas de la aeronave. Estaba a menos de dos minutos de encontrarse con el objeto no identificado, este por lo que el ordenador le comunicaba igualara su velocidad, en un giro casi en picado, el capitán inicio una caída para caer encima de lo que le estaba siguiendo, fue cuando una sombra paso justo a su lado obligando al avión a gira a la derecha para no chocar, se imagino que la sombra que vio seria la superficie alar del avión que le buscaba las cosquillas, redujo hasta velocidad de supercrucero para observar o intentar tener una visual del posible contrincante.

La nube que tenía enfrente era blanca como la leche, se notaba espesa y con poca visibilidad en su interior, pero el radar indicaba que dentro estaba parado el objeto que le seguía, se acerco rápidamente a la nube, y se encontró con una fuerte llamarada de fuego y ácido nada más que el morro toco la nube, las alarmas del avión sonaron y comenzo a caer en barrena, uno de los motores había sido alcanzado por la repentina llamarada y había explosionado. El capitán intentaba controlar la caída, cuando noto un fuerte golpe justo debajo de donde se situaba el, la nave comenzo a dar vueltas sobre su eje, y vio pasar el trozo de una de sus alas a escaso centímetros de la cabina, era el momento de abandonar el avión y salvar la vida, tiro de la anilla de expulsión y salio despedido del compartimento, vio a su avión caer envuelto en humo en medio de las nubes, giro la cabeza para ver por quien había sido atacado, la inmensa silueta negra que se le acercaba desde el norte no le hacía presagiar que pudiera salir de aquella. Saco el arma que llevaba con él y vació el cargador de 15 balas en dirección a la sombra, esta cambio de dirección a la izquierda para iniciar una aceleración mayor.

   El capitán lo ultimo que vio fue una gota de sangre que caía sobre su casco antes de que este saliera despedido por el terrible golpe que unos gigantescos dientes produjeron al cerrarse sobre el cuerpo del piloto.

7 comentarios:

Alma Mateos Taborda dijo...

Brillante relato. Felicitaciones!! Felicitaciones!!

María dijo...

¡¡Ay Dios, Javier!!
¡¡Te has cargado la catedral de Santiago!! ;-)
¿No podías haber destruido otra cosa que fuera reconstruible?
¡¡El puente de Rande por ejemplo ( está en Vigo)!!..ja,ja,ja.
Y además en Camariñas... ( nos quedaremos sin encajes;-)
No, ese escenario es perfecto...¡¡A costa da Morte!!

Así es que, la devastación la has comenzado en Galicia...
¡¡Y yo aquí tan feliz!!
¡¡No sé si empezar a hacer las maletas!!...ja,ja,ja.
Si ves que la guerra se acerca al "Baixo Miño" avísame, por favor...

¡¡Cuanto sabes de aviones de combate!!
Se ve que te va el rollo bélico...
O es como Suso, sólo por si a caso...

Está muy bien , Javier.

Por lo menos, ¡¡Descansarás el domingo!!¿No?

Máis bicos.

Javier Pol dijo...

Gracias Alma, una alegría inmensa que te guste mi relato.

María, ¿que me va lo bélico?, nooo, además tenía que meter un ataque a un avión para continuar presentando a los enemigos que se quieren apoderar de nuestro planeta. En Galicia siempre hemos vivido tranquilos viendo como desde Hollywood se cargaban a los USA, je,je,je,je, ahora nos toco a los galleguitos. Pero ya veras como hay muchas partes sin guerras, ¿o serán pocas partes sin luchas?

María dijo...

A ver, Javier.
Asea que ¿tú eres gallego o te pasa como a mi, que vives en Galicia?
Me alegro que no te guste lo bélico, pero como hablas con tanta precisión del caza y lo que hace ¿? ¡¡Ya hay demasiada violencia, más no por favor!!...Bueno, ahora, tómate un respiro.

Feliz... lo que queda del finde.

Javier Pol dijo...

Soy gallegito residente ahora en Calahorra y me estoy cargando a mi tierra jajajajaja. No te preocupes violencia habrá la justa, y del avión son más datos técnico que otra cosa, por que el pobre Capitán no llega ni a disparar ni un tiro, solo con su pistola. Lo más sangriento fue el momento de la caza de los dos tigres, mi mujer me dice que con eso me pasé tres pueblos, jajajajajaj.

Pasalo bien del Domingo y de la noche gallega. Y cuidado con la luna llena, que hombres lobo n, pero meigas habelas hailas.

POLIDORI dijo...

Hola Javier,

Con este capítulo nos vuelves a poner las pilas a tope.





John W.

fher dijo...

No!! La Catedral de Santiago no que todavía no la he conocido!! jaja. Estoy muy prendido a la historia.

Un abrazo